POOL FICTION, or not...

Read the latest news and stories.

meritocracia

Meritocracia

meritocracia
Diagnóstico billarístico

Meritocracia

He querido dedicar el post de hoy a un tema dirigido a los jugadores de pool, pero sobre todo a los organizadores de torneos, con ánimo de invitar a la autocrítica sobre un tema concreto… 

El arte de jugar al pool

Antes de entrar en detalle sobre cuál es el tema a tratar, quiero retroceder un poco en el tiempo. Efren “The Magician” Reyes ha protagonizado numerosas jugadas irrepetibles para la mayoría de mortales, especialmente en situaciones de extrema presión. Si te autoconsideras “jugador de pool” seguro que las has admirado todas ellas, una y otra vez, en especial el zig-zag a dos bandas que le endosó nada más y nada menos que a Earl “The Pearl” Strickland en un decider rack en una de las mejores finales hill-hill que se recuerdan entre estas dos leyendas del pool, allá por 1995 en el mítico torneo Sands Regency Classic. De hecho, se vio obligado a ejecutar una genialidad tras entronerar accidentalmente la bola ocho en su safety sobre la bola cinco… En resumidas cuentas: le impartió una Master Class al mismísimo Earl sobre cómo solventar el safety “definitivo” que había maquinado para ganarle el partido, el campeonato y el talón bancario más grande de cuantos se repartían aquel día.

Pero la cuestión aquí es otra. Si revisas videos anteriores al año 2000 de los mejores jugadores de aquellos tiempos (que se veían obligados a jugar con flechas de alta deflexión porque no existía otra cosa), una cuestión estaba clara: los grandes jugadores y campeones de entonces poseían un talento privilegiado para jugar al pool.

Actualmente, hay una variedad abrumadora de material, principalmente en lo que a tacos se refiere, que incorporan mejoras técnicas muy estudiadas que han convertido al Pool en un deporte como tantos otros. El motivo principal es que, gracias a los materiales tecnológicamente avanzados, un billarista que no tenga un talento destacable para el pool puede llegar a ser un potencial campeón con la dedicación necesaria. 

Flechas huecas de madera y/o carbono, tacos de saque con suela fenólica, suelas laminadas con diferentes durezas, extensores de carbono o aluminio que mejoran el equilibrio del taco…. Si eres jugador de pool en la actualidad, tienes una cantidad de material tan amplia para escoger que podrías pasarte tu vida entera en el estado “adaptándome al nuevo material”.

Hasta aquí, todo bien. No obstante, entre todo este maravilloso material, hay un gran “pero” con más repercusión de la que crees, ya que todos los momentos que nos ha dejado el gran Efren nunca más se volverán a repetir por culpa de esos malditos taquitos cortos que sirven para saltar.

(Piénsalo unos segundos antes de seguir leyendo)

Quien juega y quien sabe jugar

Cualquier patán que se compre un taco de salto por internet y le ponga tiza por primera vez podrá, gracias a la tecnología, realizará un salto al primer intento. Otra cosa distinta es si tiene puntería o no la tiene, pero realizará el salto y descubrirá lo difícil que es que le ganen una partida por tres faltas consecutivas en cualquier juego de rotación sin tener ni idea de bandas.

El problema es que es totalmente legal usar ese taquito cuando juegas un campeonato, y en el supuesto caso de que te niegues a llevarlo a un torneo porque opinas igual que yo, estarás en desventaja con el resto de los jugadores.

Estos taquitos cortitos y mágicos con suela metálica nos están haciendo más daño del que pensamos, ya que no necesitamos ser excesivamente buenos jugando por banda. Lo cual, si lo analizas bien, te impide ser un jugador completo al puro estilo all around y sobre todo merma tu creatividad en el juego. Hacer un buen salto en raras ocasiones es un tiro “magnífico” comparado con los que nos ha dejado Efren. Un salto es un salto, sin más. Pero salir de cualquier tiro en el que estés tapado por banda o de massé consiguiendo meter la bola o devolver una defensa… eso es otra cosa…. que siempre es espectacular y meritorio por fácil que sea (o parezca).

Este es el motivo principal por el que nunca más veremos algo que se le parezca, aunque sea de lejos, a Efren Reyes: por culpa de los tacos de salto. ¿Crees que me equivoco? Pues busca, donde quieras, tiros por banda en torneos de pool: te llevarán al pasado. Y lo que es peor: en poco tiempo, hablar de tiros por banda será como hablar de ciencia ficción.

¿Te imaginas si se permitiesen los tacos de salto en snooker? Dejaríamos de ver la maestría y creatividad de los jugadores y las defensas perderían su valor.

Los buenos cue makers que adoren el pool deberían dejar de vender los tacos de salto o hacerlo con una pegatina de “AVISO: se recomienda no usar, mata lentamente (tu juego)”. Como en los paquetes de tabaco…

Así que desde aquí, queremos hacer un llamamiento y pedir a todos los organizadores de torneos que prohíban los tacos de salto, incluso para las modalidades de rotación por el bien del pool.

Si no estás de acuerdo con lo que digo lo respeto totalmente: cada persona es un mundo y no en todos los mundos hay vida inteligente.
 

Martin Blue

 

Share:

You may also like

Comments

One Comment

  • Julio Pereda

    Hola Martin Blue!

    Todos tus artículos me encantan, como ya te he comentado personalmente. La temática, evidentemente ayuda a ello, pero sin duda tu manera de narrar y redactar me apasiona.

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que mencionas y me sumo a la idea de no usar tacos de salto!

    Realmente se me hace difícil imaginar a cualquier estrella del Snooker montando un taco se salto para salvar una defensa.

    Un abrazo!
    Puntus de bolus

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Abrir chat