POOL FICTION, or not...

Read the latest news and stories.

Rafa Guzman

El buen jugador se forja en la mesa

Rafa Guzman
Diagnóstico billarístico

El buen jugador se forja en la mesa

Hay jugadores que, entrenando en su zona de confort, parecen auténticos campeones que no fallan ni una sola bola. Pero el billar no es como un videojuego, que puedes jugar desde el sofá de tu casa e ir pasando pantallas… Si quieres convertirte en un auténtico buen jugador de billar vas a tener que aceptar enfrentamientos directos: a ver si ahí metes las mismas bolas que metes jugando solo en tu casa…

Una de las claves para ser un buen jugador es ser duro. Y conseguirlo es un proceso en el que, inevitablemente, necesitas derrotas y victorias. Pero, sobre todo, necesitas rivalidad, jugar contra jugadores que te obliguen a sacar más y más juego del que estás acostumbrado a sacar. Otra de las claves es saber aprender de tus peores enfrentamientos haciendo una autocrítica que pueda ayudarte de manera real.

En el post de hoy Rafael Guzmán nos cuenta dos partidos que han sido especialmente importantes para él. El primero fue una experiencia muy frustrante; el segundo, es el resultado de años de competición y entreno.
Rafael Guzmán vs Iván Cánovas: el punto de inflexión
Corría el año 1999. VNEA España organizó un torneo clasificatorio para el Mundial de Bola 9 que se jugó en Alicante, el cual ganó Nick Varner. Clasificaban para el torneo los 8 primeros, pero los premios económicos importantes se reservaban para los 4 primeros puestos. Participaron más de 120 jugadores.

Rafael Guzmán llevaba un buen torneo, concentrado y haciendo buen juego, nada importante a destacar hasta que llegó a la ronda de cuartos de final contra Iván Cánovas. El partido, a 6 ganadas, no comenzó con muchos problemas para Rafael: estaba jugando bastante bien y comenzó con el partido de cara.

Rafael se puso por delante en el marcador con un 5-2. En un momento en el que Iván estaba en mesa, de repente le vino a la cabeza: “Esto ya está hecho”. Ya se veía jugando las semifinales del torneo.

De repente, Iván cometió un error y Rafael entró en mesa. Le quedaban solamente 4 bolas colocadas sin ninguna complicación para terminar esa partida que le daría la victoria y paso directo a semifinales.

Pero Rafael se confió de sí mismo, con la seguridad de que el partido ya estaba ganado y cometió un error fallando una bola muy fácil. De repente, se sintió bloqueado, con la mente en blanco. Y, sin más, no pudo terminar esa partida. Iván, se dio cuenta que a Rafael le pasaba algo que, mentalmente, le impedía ganar. Esas cosas a veces se notan… Iván, aprovechó rápidamente la debilidad de Rafael y ganó el enfrentamiento.

Rafael, tras esa partida, sintió una gran inflexión como jugador donde se preguntó muchas cosas… “¿Tal vez no sirva para esto? ¿Por qué no puedo terminar y ganar después de haber hecho todo hasta llegar a ese momento? ¿Quizás no puedo ser un buen jugador?”.

Muchos pensamientos negativos se iban acentuando en su cabeza, mezclados con el recuerdo de esa partida con 4 bolas que no pudo terminar contra Cánovas.

Pasó una semana sin haber tocado el taco de billar y pronto debía participar en el Campeonato del Mundo de Bola 9 donde ya estaba clasificado. Por algún motivo fue pasando rondas con una actitud más parecida a querer vengarse de sí mismo. Se quedó a las puertas del cuadro final del mundial, pero, al terminar de jugar ese campeonato, se dio cuenta de que se había hecho más fuerte mentalmente.

Rafael Guzmán vs Tony Drago: el renacer de las cenizas

Estamos en 2009, 10 años más tarde. Eurotour de Francia, ronda para pasar al cuadro final de 32. Su rival era el defensor del título Tony Drago, uno de los jugadores más rápidos del mundo. Un contrincante muy peligroso, ya que era capaz de terminar un set a 9 ganadas en menos de 20 minutos. Partida a bola 9, saque alternativo a 9 ganadas.

Tony, cómodo en la mesa empieza arrasando fácilmente, 1-0, 2-0, 3-0, 4-1, 5-1, 6-1… Pasaron como 10 minutos y Rafael casi no había podido entrar en mesa: Tony no le había dado ninguna opción.

Mientras se preparaba para el saque, Rafael chocó sin querer con los rápidos gestos de Drago. Ese accidente hizo que se miraran fijamente a los ojos y eso, por algún motivo, transformó la actitud de Rafael. El saque le ofreció a Rafael una partida compleja donde había varios problemas, pero Rafael decidió que no era momento para hacer defensas y dejar entrar en mesa a Drago. Más bien tenía que soltarse e intentar terminar todas las partidas para no dar opciones. Un tiro con una colocación difícil, un choque para abrir un problema, una bola por banda, un tiro de combinación…

Rafael comenzó a jugar con otra mentalidad y estrategia: ya no quedaba tiempo para hacer defensas, había que jugárselo todo. Con 6-5 Drago entró en mesa con una bola larga poco angulada en la que había que forzar el golpe para poder colocar la blanca. De repente, Drago falló por primera vez en todo el set. Rafael sintió que había conseguido darle la vuelta al partido: 6-5, 6-6, 7-6, 7-7, 7-8, 8-8…

Drago realiza el saque de la última partida: tiene un tiro fácil de entronerar, pero muy difícil de colocar para la siguiente bola. En menos de 10 segundos, Drago se agachó a tirar y metió la bola objetiva, pero se colocó mal a la segunda bola. Como buen jugador agresivo, Drago tiró la bola por banda pero, por poco, falló.

Guzmán entró en mesa y fue resolviendo todo hasta llegar a la bola 7. Cuando vio la colocación a la 7 se puso las manos a la cabeza: se le había quedado totalmente recta y tan solo necesitaba un poco de ángulo para llegar a una bola 8 que estaba casi en puerta.

Tras relamerse sus propias heridas por ese trágico error estratégico, decidió no jugar esa 7 directa, si no, antes banda para poder conseguir el ángulo que necesita para colocarse perfecto a la bola 8. Tras un par de minutos tiró y metió la bola. Drago, a quien ya no se le notaba tan fresco, cuando vio que Guzmán había metido la 7 antes banda, se levantó y le dio el partido ofreciéndole un abrazo.

Rafael recuerda este partido como el más emocionante de su carrera deportiva. E insiste en esto: “si no hubiese tenido aquel bloqueo en el 99 contra Iván Cánovas, no habría conseguido ganar a Tony Drago”. Sin duda, el miedo a ganar es peor que el miedo a perder.

El sentido común y la técnica te llevarán de la uno a la dos,, de la dos a la tres… Pero la insistencia, fuerza y perseverancia serán lo que te lleven a la última bola, la bola para ganar.

Martin Blue

Rafael Guzmán actualmente regenta una sala de billar con 12 mesas de Pool en Málaga centro (Cuarteles 66 Sport Bar). ¿Quieres saber más él? Sigue leyendo, porque se ha atrevido a responder nuestro test rápido:

  • Fecha de nacimiento | 21/6/69
  • Edad de inicio en el billar | 19 años
  • Años en activo compitiendo | 21 años
  • Disciplina pool favorita | Bola 10
  • Campeonato favorito | Derby City Classic
  • Jugador de pool favorito | Efren Reyes
  • Jugador favorito cualquier disciplina | Ronnie O’ Sullivan
  • Frase o palabra favorita | I’m back!
  • Cómo te defines como jugador | Consistente y aguerrido.
  • Resultados relevantes | Campeón Copa España Madrid 2005. Campeonato España Senior 2011 (Bola 8), 2017 y 2018 (Bola 9). 2 veces 9º clasificado World Cup Of Pool 2006 y 2009 junto a David Alcaide.
Share:

You may also like

Comments

No Comments

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Abrir chat