POOL FICTION, or not...

Read the latest news and stories.

Carta a Marc Viaplana

Carta a Marc Viaplana

Dedicamos el primer post de nuestro blog a Marc Viaplana, quien hace unos años fue una persona mítica en el billar barcelonés y español. Y no lo fue por ganar campeonatos, sino por sus grandes conocimientos sobre Pool y por su gran sentido del humor: ácido y osado. Aquí quiero contarte por qué nuestro blog se llama como se llama y por qué estoy intentando contactar con él…

¿Quién es Marc Viaplana y por qué le queremos rendir homenaje?

Para quien no sepa o no recuerde quién es Marc Viaplana puedo describirlo como un tipo polifacético (escritor, fotógrafo, guitarrista de Rock…) y también jugador y apasionado del Pool, que en los 90 hizo grandes cosas por el bien del billar en el Área de Barcelona. Aunque hoy está completamente retirado del mundo del billar y desconocemos su paradero, su afición por el Pool empezó durante la larga temporada que vivió en Manhattan, a camino de la mítica sala Ames Billiards (La de la película El buscavidas) y la ya legendaria Chelsea Billiards donde jugaban, por aquel entonces, los mejores jugadores de la zona de NY, como George “Ginky” SanSoucci, Toni Robles o Frankie Hernández.

Viajó en diversas ocasiones a Estados Unidos para jugar y conocer personalmente a los mejores jugadores del mundo de la época. Tuvo la oportunidad de conversar con ellos sobre el juego y adquirió sabiduría de algunos de ellos. Como por ejemplo de Grady “The Professor” Mathews, a quien trajo a España un par de veces para dar exhibiciones y clases. Lo mismo hizo con otro gran jugador de la época, Ismael «Morro» Paez al que también le convenció para visitar nuestro país. En uno de esos viajes acabó ganando el único EuroTour de la historia disputado en Barcelona ciudad, en el que venció a los mejores especialistas europeos del momento.

Fue el primer, y de momento, único español que escribió un libro de Pool llamado “Billar Americano” (cómo no…). Nunca fue un gran campeón (al menos fuera de su barrio), pero siempre estaba abierto a enseñarnos cosas de billar a quien veía con interés en el juego.

Asimismo fue pionero en la importación de todo tipo de material billarístico, como libros de grandes maestros americanos, revistas de referencia de la época (Pool&Billiards y Billiard Digest) y tacos específicos de pool de diferentes marcas, cuando en el resto de España los primeros jugadores de pool jugaban con tacos de carambola, que eran los únicos que se podían conseguir por aquel entonces.

Contribuyó en gran medida a que se empezara a competir en pool en Cataluña, y en particular en la ciudad de Barcelona, con una mítica pirámide semanal de bola8 y bola9 que se disputaba los domingos por la noche en el Pool Bar, una sala de locura en aquellos tiempos que contaba con seis mesas de importación de USA, muy por encima en calidad del material fabricado en la España del momento.

Escribió también un blog sobre billar en una revista donde tenía una crónica muy divertida y muy bien narrada y sabía enganchar desde la primera frase a todo el que leía alguna de sus historias. Ese blog se llamaba Pool Fiction, haciendo honor a su película favorita, Pulp Fiction. Y como él en su época le puso ese nombre, nosotros hemos querido rendirle nuestro particular homenaje llamando a nuestro blog POOL FICTION or not…

En fin… Después de esta introducción acerca de quién es Marc Viaplana, os cuento… Estoy intentando localizarle para pedirle un post especial para nuestro rincón en POOL FICTION or not… Todavía no he conseguido dar con él, así que, de momento, voy a escribir lo que “conociéndole”, él mismo podría escribir para exponer las diferencias del billar de cuando él jugaba hasta el día de hoy. Y espero que, cuando lo localice, tengamos el honor de que nos mande una respuesta a esta carta en su nombre:

Carta a Marc Viaplana, estés donde estés…

Antes había que gastar una cinta de VHS poniendo las jugadas en cámara lenta hasta conseguir reproducirlas. Ahora, Youtube se ha convertido en el “profesor” de muchos jugadores. Ha sido un gran cambio y revolución en el mundo del billar, ya que ha puesto al alcance de todos infinidad de vídeos gracias a los que poder comenzar copiando las mejores técnicas y estrategias de los mejores hasta adaptarlo al propio juego y conseguir aumentar el nivel considerablemente en multitud de jugadores.

Antes se usaba un triángulo de plástico o madera para colocar las bolas. Ahora se usa una plantilla de papel o plástico que se amolda perfectamente a las bolas y las deja siempre pegadas.

Antes jugábamos con camisa blanca, pajarita y, en algunas ocasiones, con un precioso chaleco. Ahora ya podemos jugar con un simple polo de deporte. Claro que el chaleco sigue vivo en el Snooker… ¿Cómo lo harán para no confundirse con los camareros? Estoy seguro que Ronnie O’Sullivan alguna vez le habrá pedido una Coca-Cola a algún jugador junior que no conocía (o sí).

Antes los mejores jugadores decían que era mejor coger el taco en el punto de equilibrio del mismo (por el centro de la porra del taco). Ahora somos consumidores de extensores (ejem, ejem…) para poder tirar cogiendo el taco más en la “parte trasera”…

Antes las bolas de billar americano tenían otros colores. ¿será para darle un toque más “cool”? Las bolas 4 y 12 que antes eran de un color violeta oscuro ahora son dos preciosas bolas de color rosa. La 6 y la 14 eran bolas de color verde oscuro, ahora son de un tono verde musgo. Y las bolas naranjas 5 y 13 ahora son violeta claro, así como lavanda. Y a la bola blanca la han llenado de puntitos rojos.

Antes, en todas las salas de billar solía haber jugadores hambrientos de partidas por dinero. Ahora es mejor que intentes concertar una partida a través de alguna red social o grupos de amigos o te quedarás solo. Y recuerda, no lleves efectivo: ya nadie lo quiere. Tendrás que pagar la mesa con tarjeta y cobrar tus apuestas con Bizum.

Por si fuera poco, hay un genio del marketing del billar que pensó que tal vez sería un boom de ventas fabricar flechas de carbono. Debió pensar que muchos jugadores estarían encantados de tener una flecha negra entre las manos y que, además, deberían ponerse guantes para jugar. Así, de paso, pegar otro pelotazo, también con la venta de guantes. Además ha fabricado una funda de tacos con un bolsito incorporado llamada “Urbain”…

Sin olvidar que la mejor mesa del mundo ya no es Brunswick si no Diamond, ¿casualidad?

Y por último, además de las tizas cuadradas de siempre, si sufres de Trastorno Obsesivo Compulsivo puedes comprar tizas con forma octogonal o redonda.

Conclusiones: creo que la nueva orden mundial del billar, los masones que deciden lo que pasa, debe estar dirigido por Reese Witherspoon. Pero por si no lo sabías, Manny Pacquiao, el filipino ese que es Campeón del Mundo de boxeo, resulta ser un jugador de billar bastante bueno, ¡aún hay esperanza!

Martin Blue

 

 

 

*Imágenes: Billar Americano, Marc Viaplana. Editorial Hispano Europea

Share:

You may also like

Comments

No Comments

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Abrir chat